Tarta Sacher, ¡mucho chocolate!

Seguimos haciendo de Willy Fog para publicar los mejores postres internacionales. Vamos con uno de chocolate, la famosa tarta Sacher. Típica de Austria, consiste en dos planchas gruesas de bizcocho de chocolate separadas por una fina capa de mermelada de albaricoque y recubiertas con un glaseado de chocolate negro.

Fue inventada en 1832 por Franz Sacher, joven aprendiz de repostería, para deleitar a un selecto grupo de invitados nobles. Años más tarde, Eduard Sacher, su hijo mayor, empezó a confeccionar la tarta de su padre en la forma que hoy conocemos. En 1876 fundó el Hotel Sacher, todavía hoy existente, y comenzó a vender la Sachertorte.

Tradicionalmente, se suele acompañar de nata montada, aunque una crema de natillas o un helado de avellanas, toffee o nueces no le iría nada mal.

Ingredientes: 150 gramos de chocolate negro, 120 gramos de harina, 150 gramos de azúcar, 100 gramos de mantequilla, 4 huevos, 1 cucharadita de levadura en polvo, mermelada de albaricoque, Para el almíbar: 100 gramos de azúcar, 1 vasito de agua. Para la cobertura: 150 gramos de chocolate fondant, 150 ml. de nata para montar, 75 gramos de mantequilla.

Preparación: Comenzamos elaborando el bizcocho derritiendo al baño maría la mantequilla y el chocolate y lo dejamos templar. Montamos las yemas con la mitad del azúcar con unas varillas. Añadimos el chocolate fundido y la mantequilla y batimos bien hasta obtener una masa homogénea y ligera. Añadimos la harina con la levadura tamizada y mezclamos bien. Montamos las claras a punto de nieve e incorporamos poco a poco el resto azúcar. Mezclamos las claras con la masa con cuidado. Untamos un molde con mantequilla y harina y vertemos la masa. Metemos al horno a 180 grados durante 25 minutos. Pasado el tiempo bajamos el horno a 160 y lo dejamos 25 minutos más. Transcurrido el tiempo de cocción, sacamos el bizcocho del horno y dejamos enfriar para desmoldarlo.

Realizamos el almíbar calentando el agua y el azúcar durante 5 minutos. Abrimos el bizcocho por la mitad y empapamos el bizcocho con este almíbar con ayuda de una cuchara. Untamos el bizcocho con la mermelada y tapamos con la otra mitad del bizcocho.

Para la cobertura, calentamos la nata hasta que empiece a hervir, retiramos del fuego y añadimos el chocolate cortado en trocitos junto a la mantequilla, removiendo hasta que se deshagan todos los ingredientes. Cubrimos la tarta con el chocolate recién fundido y caliente con ayuda de una cuchara sopera. Metemos el pastel en la nevera para que se endurezca el chocolate durante un par de horas. Servimos con nata.

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

4 comentarios

  1.   alba dijo

    Ummm que buena pinta tiene, me la apunto :)

  2.   sofia dijo

    es facil y esta buenisimo ! a mi me encanta el “chocolate chocolate” el negro , para chuparse los dedos

  3.   sofia martinicorena dijo

    q rico :D ):

  4.   Pilarlopezplatero74 dijo

    No me subido la masa,faltaba más levadura en la receta, jooooooooo!!!!!!!!
    Estará igual de rica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *