Tortas de Alcázar, son tiernas y esponjosas

Las tortas de Alcázar de San Juan conservan ese halo de misterio en la elaboración de su masa y en el horneado propio de las recetas de convento, lo que muchas veces hace que no nos atrevamos a prepararlas. A veces salen unas tortas demasiado secas, o puede que no se pujen y se desparraman… ¿Probamos con esta receta? Una idea: usarlas como base de otros postres como el tiramisú.

Ingredientes: 8 huevos, 200 gr. de azúcar, 100 gr. de Maizena, 100 gr. de harina, mantequilla, glaseado de azúcar

Preparación: Separamos las yemas de las claras.

Por un lado montamos las yemas con la mitad del azúcar con unas varillas hasta que doblen su volumen.

Aparte, montamos las claras a punto de nieve con el resto del azúcar, que se lo iremos añadiendo poco a poco conforme vamos batiendo. Incorporamos despacio las claras a las yemas mezclando con una espatula de madera.

Por otro lado mezclamos las 2 harinas y las añadirlas a la masa de claras y yemas lentamente tamizándolas con ayuda de un colador pequeño. Hay que tener cuidado para que no se bajen las claras.

Preparar una bandeja para horno con papel vegetal, lo untamos con un poco con mantequilla derretida y
disponemos la masa sobre el papel dándole forma de tortas circulares y dejando una separacion entre ellas. Es preferible esparcir la masa con una manga pastelera.

Espolvoreamos las tortas con un poco de azúcar y las horneamos en el horno precalentado a 200 grados hasta que estén abizcochadas, sin dorarse demasiado. Cuando se enfríen, untamos un poco de glaseado en líquido sobre las tortas y dejamos secar.

Imagen: Pasionsevilla

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *