Trucos de cocina: Cómo congelar el caldo de pollo casero

Hoy vamos a darte nuestro truco para congelar sin que pierda todas las propiedades, el caldo de pollo. Es muy sencillo así que toma nota.

Haz el caldo de pollo como de costumbre, con las carcasas del pollo, y añade en una olla dos litros de agua, las carcasas del pollo, y las verduras, (4 zanahorias, 2 nabos pelados, 3 puerros, 2 ramitas de apio y un poco de repollo). Añade también media cebolla, y un poco de sal.

Deja cocer todo a fuego lento durante aproximadamente una hora y media. Pasado este tiempo, deja que se enfríe.

Una vez lo tenemos frío retira las carcasas de pollo y las verduras. Retira la grasa sobrante, si es que la hubiera, con la ayuda de una espumadera. Separa el caldo en recipientes isotérmicos aptos para el congelador (tuppers del tamaño que quieras), y antes de cogelarlo, etiqueta cada uno de los recipientes poniendo la fecha de envasado y lo que contiene. Podrás mantenerlos en perfecto estado alrededor de unos 6 meses.

Para descongelar el caldo de pollo, saca el tupper un día antes de que lo consumas del congelador, y luego lo calientas en una olla como de costumbre. Si no te ha dado tiempo a descongelarlo y vas a consumirlo en el momento, pasa el tupper cerrado por el agua caliente del grifo para desmoldar el caldo del recipiente, y a continuación, ponlo en un cazo o una olla a descongelar.

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *