Trucos de cocina: Cómo conseguir que el queso dure más tiempo fresco

No todos los quesos se conservan de la misma forma y por eso hoy vamos a segmentar las formas de conservar un queso dependiendo del tipo de queso que vayamos a utilizar.

¿Qué tipo de queso quieres conservar?

  • El queso fresco, es de los quesos más perecederos, y su periodo de conservación depende de su frescura. Para que te dure más tiempo una vez que lo has empezado a consumir, guárdalo en un tupper pequeño y coloca en el fondo del tupper unos trocitos de papel absorbente para que absorba así todo el líquido que vaya soltando. Cambia el papel a diario para que no fermente y de mañ olor.
  • Los quesos crema que están envasados en tarrinas se conservarán mejor si una vez abiertos y pases mucho tiempo si consumirlos, lo congeles y lo puedas utilizar en patés, salsas cremas, etc..
  • Los quesos blandos como el brie, o el camembert, se conservan bien en sus cajas de origen y siempre en la nevera. Una vez abiertos, si los vas a tomar pronto mantenlos en su caja y en sy papel, pero si vas a tardar un poco. es importante que los guardes con un poco de film transparente.
  • En quesos como el cabrales, roquefort o gorgonzola que vienen sin envasar, una vez los consumas, colócalos sobre una bandeja de polispan recubierta de film transparente para que se conserven mejor y los olores no se expandan por la nevera. Sino, guárdalos en un tupper bien cerrado para que el contacto con el aire exterior sea mínimo.
  • Los quesos manchegos en todas sus versiones (tierno, curado o semicurado) y quesos como el de bola, o el emmental, o el de tetilla se conservan bien envueltos sobre film transparente con varias capas para que queden bien aislados.

Otros tres métodos de conservación

  • Meter en un tupper un recipiente con sal para que absorba la humedad y evite que se forme moho, la sal deberás cambiarla cada 3 o 4 días.
  • Aunque suponga un desembolso inicial, no hay nada mejor como comprar una quesera para que el queso se conserve mucho mejor y durante más tiempo, ya que tienen una rejilla para regular el grado de condensación de su interior y mantiene así los quesos durante más tiempo frescos y sin moho, y sobre todo evitando malos olores en la nevera.
  • Mete el queso en una bolsa de congelar que llevan doble cierre y que contiene un dispositivo con el que puedes hacer un “embasado al vacío”, de esta forma al no entrar aire, no habrá fermentación.
Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Un comentario

  1.   pedregal dijo

    Lo mejor es un envase al vacío, gracias por los consejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *