Trucos de cocina: Cómo evitar llorar con la cebolla

¡Odio pelar las cebollas! Más que nada porque siempre que empiezo a pelarlas…. ¡¡No paro de llorar y llorar!! Pues bien, hoy vamos a romper con esta odiosa rutina, y os vamos a dar unos pequeños consejos para dejar de llorar con las cebollas.

Deja a un lado los mitos de colocarse la cáscara de una cebolla sobre la cabeza, ni taparse la nariz con unas pinzas, ni ponerte unas gafas de bucear para no llorar. El verdadero secreto está en el cuchillo, la tabla y mantener una distancia respecto a la cebolla cuando la estés cortando.

¿Cómo podemos hacer para no llorar con las cebollas?

Es fundamental que cuando tengas las cebollas, lo primero que hagas es lavarlas antes de quitarles la piel. De esta forma eliminaremos el sulfuro de la superficie y nos ahorraremos esas primeras lágrimas.
Utiliza un cuchillo de cocinero o cebollero, que esté muy bien afilado y sin muescas en la hoja para que los jugos de la cebolla al partirla, no se rompan.
En cuanto a la tabla de cortar, procura que sea de resina porque es uno de los materiales que mantienen alejados de nuestros ojos los aceites que desprenden las cebollas al partirlas.
Además te dejamos unos pequeños trucos que seguro te ayudarán:

  • Mételas en el congelador unos 10 minutos antes de utilizarlas, de esta forma verás como no llorarás con ellas.
  • Moja el filo del cuchillo con un poco de vinagre antes de cortarla.
  • Introduce la cebolla en agua caliente con vinagre un par de segundos.
  • Mete la cebolla en agua templada nada más pelarla, déjala un rato dentro del agua y verás como después al partirla no llorarás.
Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *