Trucos de cocina: Cómo pelar una piña

La piña es una de mis frutas favoritas, muchas veces por pereza la solemos comprar ya pelada, sin tener en cuenta que es de lo más fácil pelarla y prepararla para dejarla perfecta para comerla a cualquier hora. A mi me encanta partirla en pequeños trocitos y guardarla en un tupper para luego comerla a cualquier hora bien fresquita. Hoy voy a darte un pequeño truco para que puedas pelar la piña sin ningún tipo de complicación.

  1. Coloca la piña de lado. Colocándola de esta forma, podrás cortarla mucho mejor. Utiliza un cuchillo biena afilado y corta la parte de arriba de la piña, justo la que tiene hojas, y después la de abajo. y vuelve a colocar la piña de frente. Verás que se sujeta sin problemas.
  2. De arriba a abajo con la ayuda de un cuchillo ve quitando la cáscara de la piña, sigue el contorno de la fruta para que te sea más sencillo y logres dejar más cantidad de pulpa.
  3. Una vez tienes quitada toda la cáscara, verás que te quedan unos pequeños ojitos en la piña. Así que con el cuchillo haz cortes diagonales en forma de V para quitar esos ojitos que te han quedado de la cáscara. Coloca para ello el cuchillo en forma diagonal e inclínalo unos 45 grados a la izquierda. Haz un corte a lo largo de la piña, y después ubica el cuchillo en el mismo sentido pero hacia la derecha. Haz otro corte y te saldrá un corte V con el que podrás quitar los ojitos de la cáscara sin ningún tipo de problema.
  4. Ya limpia, hay dos opciones, o dejar el corazón o quitarlo. A mi personalmente me encanta dejarlo, pero si lo quieres quitar, utiliza un cuchillo largo para meterlo en el centro y removerlo.

Ahora ya sabes cómo aprovecha una piña y dejarla perfecta para comerla.

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *