Trucos de cocina: no llorar con la cebolla

Una de las causas por las que los niños pueden repudiar a la económica, saludable e indispensable cebolla es su fuerte sabor en crudo y su capacidad para hacernos llorar cuando estamos cortándola.

Lloramos con las cebollas porque éstas contienen una molécula inodora que al cortarla produce roturas celulares que permiten a una enzima llamada alinasa entrar en contacto con esa molécula inodora produciendo piruvato, amoníaco y una molécula con óxido. Esta combinación es la que nos produce irritación ocular y provoca el lagrimeo.

Pero vamos a intentar probar con cuatro trucos para poder cortar felizmente las cebollas sin necesidad de pillar esas llantinas. Uno de ellos es divertidísimo. ¡Consiste en unas gafas¡

Se dice que remojar la cebolla entera en agua caliente durante un minuto antes de pelarla.

Uno parecido consiste en pelar la cebolla y partirla por la mitad. Ahora, la dejamos sumergida en agua fría durante un minuto.

Otra forma de evitar la irritación ocular es mojar el cuchillo que vayamos a utilizar para picar la cebolla en vinagre.

Pero el más original es colocarnos unas divertidas gafas de pasta que evitan que lloremos con la cebolla. Las puedes comprar en Outblush a unos 14 euros. Están disponibles en varios colores.

Entre los trucos y las gafas nos quedamos sin excusas para no tocar la cebolla. Probad y contadnos cuál el truco que os ha dado mejor resultado. Yo, desde mi experiencia como cocinillas y sin haberme puesto las gafas, os puedo decir que el segundo consejo es el único que suelo hacer y de verdad que funciona.

Vía: iellas, Outblush

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *