Verduras de invierno (III): El brócoli

El brócoli es una de esas verduras que por su color y aspecto son llamativas y eso nos sirve como ventaja a la hora de ponérselo a los niños en el plato. Otra cosa es que la textura, el olor y el sabor semejante a la coliflor, de su misma familia, pueda hacerles cambiar de idea. No obstante, el brócoli suele contar con más adeptos entre los pequeños que la coliflor. Y antes de hablar un poco más sobre él, os diremos que es la verdura más nutritiva.

El brócoli o brécol es una hortaliza originaria de Oriente Próximo que ya los romanos cultivaban y consumían, por lo que esta planta es muy popular en Italia. Hace unas tres décadas empezó a generalizarse en los mercados y huertos de los diversos países de Europa, en Japón y en Estados Unidos, siendo actualmente Californiael mayor productor mundial de brócoli. En España, la producción de brécol es escasa y se centra en terrenos pequeños de la costa catalana y valenciana.

En los últimos años se ha generado un desarrollo notable de sus variedades con distintos fines: huertos caseros, consumo fresco y procesado, diferentes tamaños, colores y sabores, resistencia o conservación. En España el más común en el mercado es el brócoli italiano, verde oscuro en el tallo y de un verde azulado en el extremo de la flor, aunque existen variedades moradas, rojizas, amarillas y blancas. Su sabor es algo más ácido que la coliflor aunque también más dulzón.

Respecto a su mejor época, es el invierno. Ya que empieza a recogerse a finales de otoño y se extiende en condiciones óptimas hasta iniciada la primavera, aunque hoy día lo podemos encontrar ya todo el año, pero siempre en su época la verdura y la fruta es más económica y nutritiva.

El brécol de buena calidad debe tener los racimos pequeños y compactos, de color verde-morado brillante y el tallo firme, bien cortado y de la longitud requerida. Tenemos que evitar comprar las piezas que tengan las flores abiertas, estén blandas y secas o sean de color amarillento. A la hora de conservarlo, podemos meterlo en el frigorífico sin lavarlo para evitar que se enmohezca o podemos congelarlo si antes hemos escaldado los ramilletes unos minutos.

El brócoli se considera la hortaliza de mayor valor nutritivo siempre centrándonos en su parte comestible. El componente mayoritario de esta verdura es el agua, por lo que su valor calórico es muy bajo. Como el resto de las hortalizas de la familia de las crucíferas, el brécol tiene es gran fuente de vitamina C, ácido fólico, niacina, beta-caroteno, vitamina B1 y E. Entre los minerales, destaca su contenido de potasio, yodo y magnesio. Recientes investigaciones apuntan que en el brécol se han identificado una serie de sustancias con potenciales efectos en la prevención de diversos tipos de cáncer y otras enfermedades, por lo que esta verdura ha crecido en interés en su consumo y cultivo.

Imagen: DicoCuisine

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *