Yemas

Ponemos el azúcar y el agua en un cazo, acercamos al fuego y cocemos hasta obtener un almíbar a punto de bola blanda. Ponemos las yemas en un cazo de fondo grueso y las deshacemos. Dejar caer por encima el almíbar, poco a poco y trabajar en el fuego moviendo con la cuchara. Vertemos la mezcla encima de un mármol para qeu se enfríe pronto y extendemos en una capa fina. En cuanto se enfríe, recoger de nuevo, hacer una bola y espolvorear el mármol con el azúcar glas.Enrrollar en forma de cordón grueso, cortar en trozos de tamaño de una yema de huevo, redondearlos y rebozarlos en azúcar. Colocar cada yema en una cápsula.

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *