Zanahorias gratinadas con bechamel

Ingredientes

  • 8 zanahorias grandes
  • Opcional: 100 gr. de bacon o jamón
  • 1 cucharada sopera de harina
  • 300 ml. de leche entera
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • pimienta
  • sal
  • queso rallado
  • aceite

Su vivo color y su sabor dulzón hacen que las zanahorias sean una de las hortalizas favoritas de los niños. Simplemente cocidas son algo sosas y aburridas. Gratinadas están mucho mejor. Jamón, pollo, bacon… ¿Algún ingrediente extra para enriquecer este gratinado de verdura?

Preparación

  1. Empezamos pelando las zanahorias y, si lo preferimos, cortándolas en rodajas finas. Las hervimos durante 20-25 minutos a fuego lento cubiertas con agua y con un poco de aceite sal y pimienta hasta que estén tiernas.
  2. Mientras las zanahorias se hacen, preparamos una bechamel ligera. Para ello, fundimos la mantequilla y rehogamos un poco la harina para diluirla y que tome color. Poco a poco vamos incorporando la leche hasta ligarla con la harina y obtener una salsa cremosa. Salpimentamos y dejamos cocinar para que espese la bechamel, sin dejar de remover.
  3. Doramos el bacon o el jamón picado en una sartén con poco de aceite hasta que esté crujiente.
  4. Colocamos en una fuente de horno las zanahorias, encima el bacon y cubrimos con la bechamel. Por último, añadimos queso rallado. Gratinamos las zanahorias en el horno precalentado a 200 grados.
Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *