A todos nos preocupa la obesidad infantil, y como en Navidad hasta los más pequeños cometen excesos comiendo, sobre todo con los dulces, lo mejor es sustituir el azúcar por edulcorantes bajos en caloría que son mucho más beneficios para su salud y alimentación.