En esta tarta sin horno lo que sorprende es el contraste, tanto de sabor como de texturas. Por un lado tenemos la cremosidad de la crema que contrasta,Esta tarta sin horno diferente y llena de contrastes: el ácido de los futos rojos, la suavidad de la crema... No os olvidéis de las pepitas de chocolate.

publicidad

A los niños les encanta y es tan fácil de preparar y que lo pueden hacer ellos mismos. Lleva hojaldre, mermelada y chocolate así que es irresistible.