Coliflor con bechamel al horno

Ingredientes

  • 1 Coliflor cortada en pequeños ramilletes
  • Aceite de oliva viergen extra
  • Una nuez de mantequilla
  • 2 cucharadas de harina
  • 500 ml de leche
  • Sal
  • Nuez Moscada
  • Pimienta negra
  • 100 gr de queso rallado
  • 100 gr de jamón cocido en taquitos
  • 2 huevos duros

¿Cómo puedes hacer que los peques de la casa se coman la coliflor sin rechistar? Muy fácil, solo tienes que hacerla más atractiva tanto a su vista como a su gusto, así que siguiendo estas dos pautas, hoy vamos a preparar una receta deliciosa de coliflor con bechamel al horno para que la disfruten y sobre todo, que coman verdura sin apenas apreciarlo.

La coliflor es una verdura que aporta multitud de beneficios a nuestro organismo. Es una fuente de fibra y de vitaminas y aunque su olor no nos guste demasiado, podemos hacer que huela mucho menos, si añadimos un poquito de leche o una miga de pan, mientras la cocemos.

Preparación

Lavamos la coliflor y la deshacemos en sus ramilletes. Una vez la tenemos limpia y sin arena, la ponemos en una olla con agua hirviendo y para que no se oxide le añadimos un poco de zumo de limón. Además para que no desprenda su olor tan característico y que nos gusta tan poco, ponemos en la olla unas migas de pan.

Dejamos que la coliflor se cueza durante unos 25 minutos, hasta que la pinchemos y veamos que está tierna.

Mientras la coliflor se hace, vamos preparando la bechamel. Para ello, derretimos la mantequilla en una sartén, y una vez que está derretida, la mezclamos con las dos cucharadas de harina. Dejamos que la harina se tueste un poco para que no tenga sabor crudo.

Ponemos la leche a calentar en un cazo y cuando está empezando a hervir, la vamos añadiendo poco a poco a la olla con la mantequilla y la harina. Removemos para que vaya cogiendo cuerpo y para que no haya ningún grumo, durante aproximadamente unos 15 minutos.

Una vez que vemos que la bechamel va cogiendo forma, le ponemos la sal, la pimienta negra y la nuez moscada.

Ya con la coliflor cocida, la ponemos sobre el recipiente que vamos a meter en el horno, y le añadimos los taquitos de jamón cocido y el huevo duro también partido en trocitos. Le ponemos por encima la bechamel, y sobre ésta el queso rallado.

Gratinamos en el horno a 180 grados durante unos 10 minutos hasta que la bechamel y el queso rallado se doren. ¡Verás como le encanta a los niños!

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *