Croissants caseros, desayuna como un rey

Siempre nos repiten hasta la saciedad el dicho de ‘Desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo’. El desayuno, como el resto de las comidas del día, es importantísimo. Además de alimentarnos, nos prepara para afrontar la jornada de trabajo, y especialmente para los niños es imprescindible para rendir en la escuela y no decaer en clase.

Los croissants nunca faltan en un desayuno completo. Por ello, vamos a hacer una buena hornada de estos exquisitos dulces para que los niños reciban el nuevo día a cuerpo de rey. Con mantequilla, mermelada, patés, embutidos o queso, están deliciosos.

Lo bueno de la masa de los croissants es que la podemos congelar y así ir haciéndolos por días para que estén siempre frescos.

Ingredientes: 450 gramos de harina, 30 gramos de levadura de panadería, 15 gramos de azúcar glass, 15 cl. de leche, una pizca de sal, 180 gramos de mantequilla, dos huevos

Preparación: En un bol, ponemos la levadura y el azúcar lo mezclamos con la leche tibia. Dejamos reposar la mezcla durante 10 minutos. Aparte, tamizamos la harina y la sal y añadimos 30 gramos de la mantequilla. Hacemos un volcán con la harina y añadimos en el centro un huevo batido y la mezcla de la levadura preparada anteriormente. Poco a poco vamos mezclando bien la harina con el resto de los ingredientes, trabajando la masa con las manos hasta que empiece a tener consistencia y podamos empezar a trabajar con el rodillo. Entonces vamos añadiendo poco a poco a la masa un poquito de mantequilla blanda y continuamos amasando. Cuando la masa esté bien trabajada y homogénea, la envolvemos con un trapo limpio y la dejamos reposar en un sitio fresco durante aproximadamente 30 minutos. Después volvemos a trabajarla ligeramente, y la envolvemos con el trapo de nuevo para dejarla descansar durante unas seis u ocho horas. Pasado ese tiempo, ya podemos hacer tantas porciones con la masa como croissants queramos hacer. Estas cantidades nos dan para una docena más o menos. Extendemos la masa de cada croissant y la enrollamos para darle la forma característica. Cuando ya los tenemos todos preparados los colocamos en la placa del horno previamente engrasada y pintamos cada croissant con una mezcla de huevo batido y sal. Los dejamos reposar 30 minutos más para que la masa suba nuevamente antes de cocerlos. Los pintamos con el huevo de nuevo y los metemos en el horno a 200 grados durante 15 o 20 minutos.

Imagen: Cocinerama

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

5 comentarios

  1.   rosa dijo

    unnn mañana los hago segurito

    1.    Leire dijo

      jajajjajajajjajajjajja

  2.   ivette dijo

    segui la receta tal cual o me falto algun detalle pero no me quedaron esponjosos :/

    1.    Leire dijo

      seguro que no has seguido los pasos por que salen como los de la foto

  3.   Leire dijo

    a mi me han quedado como los de la foto, seguro que no has seguido los pasos de como hacerlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *