Pollo frito: el casero, el de toda la vida

Nada de cadenas de comida rápida, nada de Estados Unidos, nada de rebozados “artificiales”… Este pollo frito es el que recuerdo de haber comido en casa desde pequeño. ¡Cómo me gustaba ese sabor a ajos tostaditos, a comino, a pimienta…! Las pechuguitas son lo mejor, y ésas son para los peques de la casa.

Ingredientes: 1 pollo de corral troceado, el zumo de medio limón, 1 chorrito de vino, 6 dientes de ajo, harina, sal, pimienta negra recién molida, perejil picado, comino molido, aceite de oliva

Preparación: Una vez tengamos el pollo lavado y seco, lo ponemos en un recipiente amplio a macerar con el zumo de limón, el perejil picado los dientes de ajo ligeramente aplastados, la pimienta molida y el comino. Mezclamos y dejamos que repose en la nevera durante un par de horas.

Pasado el tiempo de macerado, escurrimos bien el pollo del aliño y lo enharinamos ligeramente. Ya podemos ir friendo los trozos de pollo en una sartén con abundante aceite caliente. Podemos echar los ajos para que se doren junto al pollo, cuidando que no se quemen. El punto de dorado del pollo depende de ti, lo que sí conviene es no freír el pollo en aceite muy caliente, para permitir que se haga también por dentro.

Imagen: Martinberasateguiblog

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *