Tarta de queso súper sencilla ¿Qué le ponemos para acompañar?


De las miles de recetas de tartas de queso (pincha aquí para ver nuestros postres con queso), os propongo una que es muy sencilla y sabrosa; lástima que no sea hipocalórica también. No es una de esas que se cuaja en el frigo y punto, pero el procedimiento no puede ser más rápido. Luego la ponemos en el milagroso baño María en el horno y listo. Un consejo para el baño María: pon el molde que contiene la masa de queso dentro de uno más grande (apto para horno también) y llénalo hasta un poco menos de la mitad de agua, eso sí, una vez dentro del otro recipiente y ya sobre la bandeja del horno. Así no se derramará. Es simple, pero a veces se olvida.
Ingredientes: 9 claras de huevo (guarda las yemas para otra cosa), 1 huevo entero, 400 g de queso cremoso, 740 g leche condensada, 1 quesito, 3 vasos de leche, aceite de girasol para el molde. Mermelada de arándanos, azúcar gasé y/o fresas o frutos rojos para decorar.

Prepración: precalienta el horno a 180 º C mientras haces el resto. El procedimiento es tan sencillo como triturar todos los ingredientes con la batidora y verterlos la mezcla en un molde previamente untado con aceite de girasol. Después, horneamos al baño María durante unos 35 minutos hasta que esté bien cuajada estará lista cuando al insertar un palillo en el centro éste salga limpio). Dejamos enfriar y desmoldamos o dejamos en el mismo molde, como queramos.

Servimos con fresas, mermelada de arándanos, frutos rojos frambuesas, azúcar glasé o lo que nos plazca.

Imagen: dairygoodness

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *