Panettone, el pastel italiano de Navidad por excelencia

El panettone es un pastel italiano en forma abombada que se ha hecho muy presente desde hace años en los mercados españoles en las fiestas navideñas. Se trata de una especie de bizcocho que tras reposar y fermentar varias veces se convierte en un tierno y jugoso pastel. Normalmente suele ir relleno de frutos secos o fruta. Hay recetas más sofisticadas que lo abren y lo rellenan con cremas, nata y chocolate.

Dada su fama internacional, los defensores de este postre de origen milanés vienen realizando esfuerzos para obtener una Indicación Geográfica y una Denominación de Origen Controlada. Sobre su origen hay muchas leyendas y la mayoría vienen a decir que la palabra “panettone” viene de la voz “pan de Toni”. Toni suele ser el pastelero que improvisa un pastel, en algunas leyendas para darlo a su amada, en otras para sustituir un postre quemado en alguna casa nobiliaria italiana, y que acaba teniendo el éxito de sus comensales y más tarde de los milaneses por lo rico que le ha salido el panettone.

Para elaborar el panettone tendremos que hacerlo en dos partes:

La primera es la masa que nos sirve de levadura: 250 gr de harina de fuerza, 25 gr de levadura de panadería (8 gr de levadura seca de panadería), 200 ml de agua.

Para la masa necesitamos: 500 gr de harina de fuerza, 25 gr de levadura fresca de panadería, 150 gr de azúcar, 200 gr de mantequilla a temperatura ambiente, 2 huevos y 2 yemas, 100 ml de leche, una pizca de sal y frutos y frutos secos.

Para comenzar, tenemos que prever que un día antes hay que elaborar el polish o masa de fermentación. Mezclamos todos los ingredientes, tapamos con film y dejamos fermentar hasta que doble el volumen a temperatura ambiente.

Para hacer la masa mezclamos todos sus ingredientes excepto las frutas. Cuando estén bien unidos añadimos el polish y amasamos de nuevo durante unos 10 minutos. La masa debe despegarse de las manos y debe resultar elástica y suave al tacto. Dejamos reposar la masa tapada una media hora hasta que casi doble su volumen.

Una vez reposada, estiramos la masa y le repartimos las frutas y frutos secos. Hacemos dos o tres bolas según el tamaño de los panettones y las ponemos cada una en moldes redondos y un poco altos llenándolos hasta la mitad. Dejamos de nuevo que reposen y amasamos un poco y con cuidado de nuevo.

Pintamos con huevo, ponemos un poco de azúcar y horneamos a 175 ºC durante unos 40 minutos. De todas formas depende del tamaño que hagáis los panettones. Siempre es bueno recurrir al truco de la aguja.

Una vez desmoldados y fríos, los espolvoreamos con azúcar glass y los forramos con algún papel decorativo para servir.

Vía: Directoalpaladar
Imagen: Emporioitaliano

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *