Pechugas de pollo rellenas de jamón, queso y pimientos del piquillo

Ingredientes

  • Para 4 personas
  • 4 pechugas de pollo
  • 200 gr de jamón serrano
  • 200 gr de queso para sandwich
  • 100 gr de queso azul
  • 100 gr de pimientos del piquillo
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva

Los filetes de pollo los podemos acompañar prácticamente con cualquier cosa. Es un tipo de carne magra de lo más agradecida. Durante estos meses os he dado varias recetas de pollo con ideas de cómo hacer las pechugas de pollo rellenas con espinacas y requesón, pechugas de pollo rellenas de salsa de tomate, o filetes de pollo rellenos de queso enmental. Hoy vamos a preparar una variante de estos filetes, porque las pechugas rellenas que tenemos listas para hoy, vienen con pimientos del piquillo y queso azul. ¡Riquísimas y de lo más sabrosas!

Preparación

Pon a precalentar el horno a 200 grados mientras preparamos cada una de las pechugas.

Colocamos las pechugas de pollo sobre una tabla de cocina y con la ayuda de un mazo o de un elemento que nos sirva para aplastarlas hasta dejarlas muy finitas, de unos 2 cm de ancho. Una vez las tengas todas estiradas, ve poniendo sobre cada una de ellas las lonchas de jamón serrano longitudinalmente a lo largo de cada una de las pechugas.

A continuación, ponle unas lonchas de queso de sandwich. Con queso de sandwich Edam quedan muy jugosas. Una vez que tenemos el queso colocado, con la ayuda de un cuchillo cortamos varios taquitos de queso azul, y lo ponemos también por encima. Será el centro de nuestro enrollado de pollo y el que le de todo el sabor.

Si no te gusta el queso azul, puedes probarlo a hacerlos con queso de tetilla o un queso manchego que te guste, porque también quedan deliciosas.

Una vez que ya tenemos puestos todos los quesos, a continuación abrimos nuestra lata de pimientos de piquillo asados, y los cortamos en tiras. Los vamos colocando también sobre las pechugas de pollo.

Con cuidado, vamos enrollando las pechugas y para que no se nos escape nada del interior, las sujetamos con la ayuda de unos palillos hasta que formamos un rollo con cada una de ellas.

Preparamos una bandeja de horno, y vamos colocando cada una de las pechugas en ella. En un bol, añadimos unas 6 cucharadas de aceite de oliva, un poco de sal y pimienta, y con la ayuda de un pincel pintamos cada uno de los enrollados.

Hornea las pechugas de pollo a 200 grados durante 30 minutos. Verás que pasado ese tiempo quedan bien doraditas por fuera y jugosas por dentro. Ahora, solo te queda esperar a que se enfríen un poco y que hagas cada uno de los rollos en pequeños cilindros y que acompañes tus pechugas de pollo con lo que más te guste. Puré de patatas, ensalada, patatas fritas o asadas. ¡Tú eliges!

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *