Tarta de limón y queso sin horno

Tarta de limón y queso sin horno
75 Flares 75 Flares ×

Esta tarta de limón y queso es una maravilla y, lo mejor, si no tienes horno o no te apetece usarlo, no lo necesitas. El lemon curd, esa maravillosa cremita de limón anglosajona, la puedes hacer en casa (receta más abajo) o bien comprarla, pues la mayoria de grandes superficies la tiene. Si andas mal de tiempo, puedes omitir la capa de crema de limón (lemon curd) entre la base y el relleno de queso. Sin embargo, merece la pena agregarla porque el toque extra de sabor a limón es maravilloso. ¿Con qué la acompañamos?
INGREDIENTES:
•1 paquete de la galletas tipo Digestive o María (ver receta a continuación)
•150 g de mantequilla
•230 g de queso mascarpone o crema de queso tipo Philadelphia (el bajo en grasa también vale)
•1 lata (380 g) de leche condensada
•1 paquete de gelatina neuta
•190 ml (3/4 de taza) de agua hirviendo
•500 ml (2 tazas) de lemon curd (receta aquí)

Procedimiento:
Comenzamos preparando la base de galletas. Para ello, las molemos bien con ayuda de una picadora o robot de cocina o bien poniéndolas en una bolada de congelados y aplastándolas. Transferimos el polvo de galletas a un recipiente cuadrado y lo mezclamos con la mantequilla (a punto de pomada, es decir, blandita) hasta obtener una pasta que podamos extender (si te quedara muy seca añade un poco más de mantequilla o unas gotas de agua). Debemos de crear una capa uniforme. Dejamos enfriar en la nevera mientras preparamos el resto, incluso en el congeldor.

Empezamos a preparar el relleno añadiendo la gelatina al agua hirviendo hasta que se disuelva. Dejamos que se enfríe unos minutos. Ahora mezclamos 1/4 del lemon curd (1/2 taza) con 2 cucharadas de gelatina; batir hasta que quede suave. Extendemos esta mezcla de la base de galletas y devolver el conjunto al congelador.

Con la batidora o el robot de cocina (muy limpios) batimos el quesohasta que quede suave. Añadimos la leche condensada, y batimos; añadimos otro 1/4 (1/2 taza) de lemon curd, y el resto de gelatina. Seguimos batiendo hasta que todo quede incorporado. Vertemos la mezcla sobre la capita de lemoncurd que habíamos puesto antes sobre la base.

Dejamos enfriar ya en el frigorífico en la nevera hasta que cuaje, por lo menos 4 horas o toda la noche.

Cuando la capa de pastel de queso es fresco, mezcle el resto de 1 taza de cuajada de limón hasta que esté suave y verter. Repartidas en la capa de pastel de queso y volver al refrigerador para enfriar una vez más, por lo menos 3 horas.

Cortar en cuadrados y servir con mermelada, nata o lo que más se te antoje.

Imagen: foodgawkerAdaptación: kitchenconfidante

2 comentarios sobre Tarta de limón y queso sin horno