Langostinos cajun (cajun shrimp) ¿Te gusta flambear?


La cocina de cajun de la zona de Luisina donde se encuentra Nueva Orleans es rica en matices, fruto de la herencia de todas las culturas que por cuestiones de historia por allí pasaron. Picantes estas gambas, avisado queda, pero si gusta el pique y las gambas al ajillo, no dudes en hacer esta receta porque es una maravilla. Atención a la mezcla de especias “cajun”, pues es ideal para hacer arroces y sopas tipo jambalaya o gumbo. Las puedes flambear o no, eso depende de ti. Acompaña con una buena cerveza fría o vino blanco fresquito de Cádiz.

Ingredientes: 1 cucharadita de pimentón dulce, 3/4 cucharaditas de pimienta recién molida negro, 1/2 cucharadita de sal, 1/4 cucharadita de orégano seco, 1/8 cucharadita de tomillo seco, 1/8 cucharadita de pimienta de cayena, ralladura de medio limón, 25 a 30 gambas o langostinos grandes pelados pero dejando la cola, 5 cucharadas de mantequilla cortada en trozos, 4 dientes de ajo finamente picados, 1-2 chalotas finamente picadas, 3 cucharadas de zumo de limón recién exprimido, 3 cucharadas de salsa inglesa (Worcestershire), 1/4 taza de coñac o brandy (opcional).

Preparación: en una bolsa de plástico como las de congelado o de bocadillos, mezclamos las especias y la ralladura de limón. Echamos ahí las gambas, cerramos, y agitamos. Así quedarán bien cubiertas.

En una sartén grande, calentamos 2 cucharadas de mantequilla (o de aceite si así lo prefieres) a fuego medio-alto hasta que se forme espuma. Agregamos el ajo, la chalota, el zumo de limón y la salsa Worcestershire. Salteamos durante unos 2-3 minutos, hasta que el ajo y la chalota se hayan ablandado. A continuación, añadimos las gambas y salteamos hasta que se vuelvan rosas, unos 3 minutos.

Si quieremos las gambas flambeadas, con sumo cuidado, inclinamos la sartén lejos del cuerpo, vertemos el coñac con un cucharón y prendemos fuego (mejor con uno de esos mecheros de cocina de rabo largo). Dejar que se apague solo–esto sólo debe llevar unos 15 segundos. Si se prolonga la llama, apagarla simplemente soplando. Si se prefiere, se puede saltar este paso por completo.

Con la sartén ya fuera del fuego, añadimos la mantequilla restante hasta que se derrita. Servir las gambas cajún con una gran cantidad de pan crujiente para mojar con los dedos (que es lo protocolario) y una gran ensalada variada.

Imagen y adaptación: fiveandspice

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

2 comentarios

  1.   Persimón dijo

    Madre mia que bueno tiene que estar eso, con lo que me gustan los langostinos jeje
    La verdad, nunca he flambeado pero todo es ponerse y mas cuando hay motivacion!

    1.    Vicente dijo

      ¡Pues hagas lo de flambear con la campana encendida! Con que lo hagas fuera del fuego no habrá problema, y le da un toque genial a los langostinos. Están riquísimos si te gusta lo picante. Gracias por leernos, Persimón. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *